Crónica de la Trailwalker

1. De Olot a Sant Feliu de Pallerols -17, 6 km

Parece mentira pero llegó el día que tanto esperábamos, la hora de la verdad. Toca saber a ciencia cierta si nuestras piernas y cabezas serán capaces de soportar los 100 km que tenemos por delante.

Empieza la acción con la recogida de dorsales, pulseras, seguros, camisetas, desayuno y cambio de ropa.

Después de despedirnos de nuestros soporters, Alejandro, Joan y Carlos nos dirigimos a la zona acordonada, estamos ansiosas mirando el reloj esperando a que sean las 10:00.

De repente pistoletazo de salida, creíamos que saldríamos al trote pero hay demasiada gente y nos toca hacerlo andando. Buff…. con las ganas que tenemos de trotar, vamos zig zageando buscando los huecos para ganar posiciones y poner las piernas en marcha.

Por fin lo hemos conseguido. Aquí empezamos ya a disfrutar de los paisajes que nos acompañarán a lo largo de toda la vía verde y nos ayudarán a distraernos, olvidar los dolores y el cansancio.

Durante los 100 km Intermón ha puesto carteles suyos cada 5 km para indicar el km en el que nos encontramos, nosotras los aprovechamos para iniciar la cuenta atrás pensando ya queda menos 😉

Para motivarnos al pasar más o menos por el km 10 nos imaginamos que tenemos la Cursa de Bombers en el bolsillo y esta estrategia mental la aguantaremos durante gran parte del recorrido, nos pusimos a imaginar carreras que hemos corrido y de esta forma en un único día hicimos El Corte Inglés, Sant Andreu, Behobia, La Media de Barcelona…

Parece que vamos bien según la planificación orientativa que diseñamos, hemos tardado unas dos horas, alegría al ver que estamos en Sant Feliu de Pallerols, ahora atentas buscando al equipo de soporte, es el primer control y no dominamos la situación.

Parada para que nos lean el dorsal ya que lleva el chip incorporado, continuamos y vemos a nuestra gente con carteles del BC Team y a Mon, Isaac y Ona que también han venido. Nuestro equipo de soporte se ha posicionado en uno de los mejores sitios, con la mesa puesta, fruta cortada, frutos secos, huesitos… Increíble casi nos caemos de espaldas.

Ni Killian Jornet tiene una asistencia como la nuestra nos sentimos atletas de élite.

Jesús y David nos quitan las mochilas para aprovechar el tiempo y mientras nosotras repostamos se encargan de revisar los camel back y volverlos a rellenar. Operación que repetirán en todos los controles. Antes de salir ya nos han preguntado que queremos en el próximo control para tenerlo todo listo.

Hacemos fotos nos echamos unas risas y abrazos y rumbo a Amer.

2. De Amer a Anglès – 13, 8 km

De momento vamos frescas. Aquí hay muchos tramos con puentes y túneles envueltos por enredaderas por donde antiguamente pasaba el tren.

En estas etapas vamos avanzando a muchos equipos. A pesar de ir a trote suave hay que reconocer que nos sale la vena competitiva y cuando algún equipo íntegramente femenino nos adelanta, nos duele un poquito.

Nos hemos fijado en uno en particular y lo divisamos a lo lejos, nuestra velocidad más o menos es constante ellas van andando las 4 en línea, aprovechamos la salida de un túnel para realizar el adelantamiento.

Tenemos el sol de cara y no se ve lo que viene de frente, en el mismo instante que Carol y Pilar están a la altura del otro equipo ocupando toda la vía, una bicicleta asesina quiere pasar y no reduce la velocidad invistiendo a Carolina, que aparte de caerse ha tenido aguantar que la ciclista le increpara a grito pelado y de la malas formas pero como en el Bc Team somos ejemplares Carol ha tenido la educación y paciencia de disculparse porque el sol la ha cegado.

Ahora toca examinar los daños, Carolina tiene un buen golpe, algunos rasguños pero nada grave que le impida continuar corriendo, aunque el morado que le saldrá le servirá de recuerdo por algunos días.

En esta etapa nos mueve la fuerza de los macarrones que nos esperan en el próximo control, pero en medio del trayecto nos topamos con una gran sorpresa, a todos los compañeros con pantancartas personalizadas y gritando.

¡ QUE ILUSIÓN ¡

Llegamos a Amer y entramos en boxes para repostar un poco y hacer cambio de pneumáticos, bueno perdón de calcetines y camisetas.

¡Ahh¡ y saludar a Jose y Alfonso que se han unido a la cleca que tenemos.

3. De Amer a Anglès – 7, 4 km

Hemos decidido bajar un poco el ritmo porque acabamos de comer.

La salida es confusa hay varios cruces y nos sabemos cual coger, así que nos vemos obligadas a sacar el libro de ruta y leer las indicaciones, al final hemos acertado y cogido el camino correcto.

La ausencia de señalización nos ha jugado una mala pasada y no será la última vez ….

Durante estos tramos nos hemos dado cuenta que rebasaremos nuestros límites personales, cada una tiene un momento especial a Carolina le hace ilusión superar los 39 km que tiene como récord, a Pilar las 4 horas que ha corrido como mucho en tirada larga, a Sonia pasar los 42 km corriendo sin parar al igual que Sandra.

Hemos decidido celebrar cada uno de esos grandes momentos comiendo un orejón, haciendo la ola o felicitándonos. Hay que aprovechar todas las herramientas mentales que tenemos.

Esta etapa ha sido corta sólo 7, 4 km

4. De Anglès a Bescanó – 10,2 km.

Hasta el momento no os lo habíamos contando pero el tema de ir al baño está bastante mal, en la Vía Verde no hay muchos lugares ocultos y tenemos que aprovechar los controles, así que ya os podéis imaginar que nos hemos visto forzadas a hacer los últimos km de algunas etapas aguantando la respiración 😉

Aquí empiezan las dificultades, Sonia lleva desde el km 30 con molestias en el estómago y ahora se han unido Pilar y Carolina. Además en esta etapa a parte del malestar físico apenas vemos a ningún equipo y pasamos por alguna urbanización totalmente desierta.

El tema del estómago empieza a ser preocupante así que utilizamos el comodín de la llamada: “Houston Houston habemus un problema necesitamos que compréis manzanillas”. Y así nuestro mega equipo de soporters sacaron manzanillas de debajo de las piedras.

Llegamos al control de Bescanó y nuestras caras están un poco pochas debido a los dolores, sabemos que tenemos que comer algo pero nos cuesta. Intentamos recuperamos físicamente cómo podemos.

5. De Bescano a Girona -7 km

Aunque parecen pocos se hacen un poco pesados debido a nuestro estado físico, hay que destacar que Sonia no se recuperará de sus molestias de estómago y corrió hasta el km 100 con dolores, toda una campeona y un ejemplo de superación.

En esta parte hay un km muy significativo y esperado, el gran km 50 un motivo de alegría para el equipo, el 50% de la Trail Walker en el bolsillo.

Nosotras erre que erre pasito a pasito y sin perder el ritmillo. Parece que estamos dejando los dolores por el camino y en Girona tenemos otra motivación, la familia de Carolina que nos espera y la merienda.

Parece que de momento a nivel muscular vamos todas bien, algún que otro dolor de rodilla pero soportable. Cada una lo vive en silencio y se quita cómo puede las molestias para no preocupar a las demás.

6. De Girona a Cassà de la Selva – 15,3 km

El frío ya empieza a hacer acto de presencia y nuestros soporters han insistido en qué es hora de ponerse el corta vientos (están en todo y cuidan hasta el más mínimo detalle). El control está ubicado a las afueras de Girona ahora hay que cruzar por dentro de la ciudad, incluso nos toca cruzar una feria con atracciones, no está muy bien señalizado y la mayoría de equipos nos encontramos un poco perdidos, así que a sacar el libro de ruta de nuevo.

Esta etapa es larga además hay que añadirle el frío, el cansancio y que empieza a anochecer, tardamos un más de lo previsto. Jesús y David han creído conveniente hacer un cambio de planes adelantando la cena un control.

Vamos tirando que es lo importante.

Ya es totalmente de noche y parece que el pabellón de deportes no llegue nunca, hasta que oímos el megáfono de Mon que siempre se adelanta unos 300 metros antes del control para motivarnos haciéndonos saber que nos queda poco.

Durante esta etapa hemos definido una de las frases de guerra que nos hace correr y reír cuando vamos muy cansadas: “Si no vemos a Mon no corremos”

Aprovechamos para cenar, una decisión totalmente acertada, nos sienta de maravilla. Además hay caldo Aneto caliente y los chicos se encargan de traernos unos vasos para que entremos en calor. También aprovechamos para hacer cambio de ropa y abrigarnos un poco más.

7. Cassa de la Selva a Llagostera – 9, 6 km

Todas éramos conscientes de que la noche nos traería más dificultades y necesitaríamos una porción extra de atención para seguir las indicaciones y no perdernos.

Pues sólo a pocos metros de la salida del pabellón somos víctimas de la falta de señalización, nos hemos metido por un desvío que va a una carretera.

Justo en el momento que estábamos comentando ¡qué raro esta carretera¡, se nos para un coche al lado y nos dice que si somos de la Trail Walker nos hemos equivocado.

Por lo visto todavía hay almas caritativas, el coche vió 4 frontales y vinieron adrede sólo para avisarnos, luego dieron media vuelta y se marcharon.

Agradecer desde aquí a esos héroes el gesto que nos ahorró algún km de más.

Pudimos retomar el camino correcto pero a partir de ahí fuimos solas sin divisar ningún equipo ni por delante ni por detrás.

En función de nuestro estado íbamos corriendo en fila, juntas, separadas, una delante, las otras detrás. Tan absortas intentando superar pequeñas molestias, dolores y frío que en medio de un camino vimos una luz intermitente y varias personas, Sonia pasó de largo diciéndoles “ parecéis policías” y sí eran policías pero no municipales sino de la Bolsa del Corredor , era nuestro equipo de soporte. Todavía nos reímos ahora.

Aunque parezca mentira el dolor compartido y regado por unas risas es menos dolor, gracias a momentos como estos gestionamos los pequeñas incomodidades que hacen más difícil rendir al 100%.

Así que con anécdota para rato continuamos la ruta hasta llegar a Llagostera.

8. De Llagostera a Santa Cristina de Aro – 10, 1 km

El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, pues lo dicho. Nos volvimos a perder a la salida del control de Llagostera, aunque esta vez no estuvimos solas, un equipo de venía detrás nuestro les paso lo mismo. Así que aunamos fuerzas sacamos el libro de ruta y encontramos el camino correcto.

No hicimos muchos km extra pero perdimos casi 30 minutos con una tontería por no estar bien indicado un giro.

Este trocito Carolina y Sandra lo habían explorado de día eran los últimos 21 km y sabíamos que era asequible sin muchas dificultades sólo las inherentes a la situación, dolores de estómago, los musculares que ya hicieron acto de presencia, el frío, el cansancio pero como contrapartida las ganas de tirar hacia adelante y llegar al final por todo el apoyo que hemos recibido a lo largo no sólo de la carrera sino de todo el proyecto. Y como no por nuestros soporters que se estaban ganando el cielo.

El poder charlar una parte del trayecto con dos miembros del equipo Cinesa también nos hizo un poco más ameno el trayecto.

9. De Santa Cristina de Aro a Sant Feliu de Guíxols – 9 km

Y llegamos a Santa Cristina de Aro, aunque esta etapa hubiera sido más adecuada titularla de Siberia a Sant Feliu de Guíxols.

Al llegar al control los equipos de soporte y la organización habían hecho una hoguera para calentarse. Jesús, David y Mon estaban pobres pasando un frío…. Nosotras aprovechamos para ponernos más ropa encima y terminar esos 9 km que nos quedaban.

Nos volvimos a poner en marcha andando, los últimos 30 km los hicimos así.

Volvíamos a estar solas en medio de la oscuridad a pesar de que en este trozo hubo más silencio de lo normal, sabíamos que cada una luchaba contra sus diablos internos.

Y de repente el cartel más esperado de la Trail Walker el km 95, sólo a 5 de conseguirlo lo teníamos en la punta de nuestras zapatillas.

Los últimos km parecían que se alargaban un poco y además contábamos con la ayuda de un señor de la organización que iba en moto y nos pasaba diciendo sólo falta un kilómetro y medio y al cabo de 15 minutos nos volvía a adelantar diciendo que sólo faltaba un kilómetro y media. Y nosotras desesperadas porque los kilómetros no se acortaban hasta que al final vimos las pancantartas que siempre nos han acompañado con nuestros nombres, a los nuestros, el arco de llegada y nos salió la fuerza de lo más profundo corrimos unos metros a pesar de tener los músculos de las piernas como piedras para abrazarnos.

Cada una se hizo con su pancarta y corrimos, mientras David y Mon nos grababan y Jesús nos animaba.

Nos cogimos las manos, las alzamos, se nos erizó la piel y cruzamos el arco de llegada emocionadas sabiendo ahora sí ¡ EL BC TEAM TENIA SU TRAIL WALKER ¡

17 horas 24 minutos y 9 segundos tiempo oficial

Sólo faltaba la parte más pesada el regreso donde Jesús y Mon hicieron el gran esfuerzo de conducir hasta Barcelona, mientras la mayoría caímos dormidas en los coches.

No nos dimos cuenta hasta días después del tema de la clasificación un regalo inesperado.

Así quedamossssss:

  • Tercer equipo íntegramente femino

  • Posición 38 de la general de 252 equipos de los cuales 188 llegaron los 4 integrantes

Gracias a todos por el apoyo que nos brindasteis sin vosotros no hubiera sido posible 

Sonia, Pilar, Carolina y Sandra